Dolor en los pezones

¿Es normal que me duelan los pezones?

El dolor de pezones es frecuente durante la lactancia.

Pero la lactancia no debería causarle dolor. Y la piel del pezón no debería resquebrajarse más de lo que debería hacerlo la piel de cualquier parte del cuerpo. El dolor leve y la sensibilidad son bastante frecuentes durante las primeras 1 o 2 semanas de la lactancia. Luego, deberían desaparecer.

¿Cuáles son algunas de las posibles causas del dolor en los pezones?

Si la prendida al pecho le produce dolor, o si los pezones o las areolas se sienten amoratados, es posible que se deba a un proceso de prendida al pecho incorrecto o una succión ineficaz. Si los pezones presentan mucho enrojecimiento, zonas a carne viva, ampollas o se agrietan, puede haber un problema con la prendida al pecho o la succión de su bebé. Un problema en la prendida al pecho o en la succión, o en la estructura de la boca del bebé, puede ocasionar que los pezones se vean arrugados o se pongan blancos al final de la alimentación.

Si hay enrojecimiento, ardor o mucha hinchazón en los pezones luego de semanas o meses de estar amamantando sin dolor, es posible que se deba a una reacción alérgica o un tipo de infección. Un tipo de infección causada por hongos, llamada candidiasis, puede aparecer como manchas blancas en la boca del bebé. O como una dermatitis del pañal de color rojo vivo. Si el bebé tiene candidiasis, se puede transferir a sus pezones. Se necesitan ciertos medicamentos para tratar la infección causada por hongos, así como también otras infecciones y reacciones alérgicas. Comuníquese con su proveedor de atención médica y el de su bebé para obtener más información y recibir tratamiento.

¿Qué debo hacer para tratar el dolor en los pezones?

Estas son algunas recomendaciones:

  • Mantenga los pezones hidratados con aceite de coco, vaselina, lanolina o su propia leche materna.

  • Use un sostén y ropa holgada.

  • Cambie los discos absorbentes frecuentemente para mantenerlos limpios y secos.

  • Use solamente un jabón suave y agua para limpiar sus pechos y pezones.

  • Cambie de posición cada vez que amamanta.

Ciertas cremas y apósitos pueden estimular la sanación. Otras pueden provocar mayores daños. Deben usarse con cuidado bajo la supervisión de un proveedor de atención médica. Tampoco use jabones fuertes o productos químicos que puedan resecar los pezones. En consecuencia, la piel puede agrietarse. También es importante prevenir la hidratación excesiva evitando el uso de discos absorbentes que estén recubiertos de plástico.

Encontrar la causa del dolor de pezones puede ser difícil. Consulte con su proveedor de atención médica o un asesor de lactancia para realizarse una evaluación y pedir sugerencias para resolver el problema.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather M Trevino BSN RNC
Revisor médico: Mary Terrell MD
Última revisión: 7/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.