Varicela

¿Qué es la varicela?

La varicela es una enfermedad común en los niños. Causa un sarpullido con ampollas que pica y se transmite con facilidad a otras personas.

Hasta que se empezó a usar la vacuna contra la varicela en 1995, la infección por varicela era muy común. Casi todos se habían contagiado cuando eran niños. Ahora hay una vacuna disponible para prevenir la infección por varicela. Se recomiendan dos dosis de la vacuna para los niños, los adolescentes y los adultos que no estén inmunizados.

¿Cuáles son las causas de la varicela?

La enfermedad es causada por el virus varicela-zoster. Se transmite con facilidad de una persona a otra a través del aire al toser o al estornudar o mediante contacto directo.

¿Quiénes están en riesgo de tener varicela?

Cualquier niño o adulto que nunca tuvo varicela ni se vacunó contra la infección corre el riesgo de contraer la enfermedad.

La varicela se transmite de una persona a otra a través del aire al toser y al estornudar o mediante contacto directo. También se puede transmitir al exponerse al líquido de las ampollas del sarpullido. Una vez que estuvo expuesto, los síntomas suelen aparecer en un par de semanas. Pero la varicela puede tardar desde 10 hasta 21 días en desarrollarse.

La varicela es contagiosa durante uno o dos días antes de que aparezca el sarpullido hasta que las ampollas se sequen y se conviertan en costras. Por lo general, las ampollas se secan y se hacen costras entre cinco y siete días después del comienzo del sarpullido. Sus hijos deben permanecer en casa y alejados de otros niños hasta que no haya ampollas nuevas durante 24 horas y hasta que se haya formado una costra en todas las ampollas. Es importante que las personas infectadas permanezcan alejadas de las personas con un sistema inmunitario débil. Por ejemplo, las personas que tienen un órgano trasplantado o el VIH o que reciben tratamiento contra el cáncer.

Los miembros de la familia que nunca tuvieron varicela tienen una probabilidad alta de contagiarse cuando otro miembro de la familia en la casa está infectado. La enfermedad suele ser más grave en los adultos y en las mujeres embarazadas que en los niños.

La mayoría de las personas que tuvieron varicela no vuelven a contraer la enfermedad. Pero el virus permanece en el tejido nervioso y puede reactivarse más adelante. Esta enfermedad se conoce como culebrilla. Es posible hacer análisis de sangre para confirmar la inmunidad a la varicela de las personas que no están seguras de haber tenido la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la varicela?

Los síntomas suelen ser leves en los niños. Pero pueden poner en peligro la vida en el caso de los adultos y de las personas de cualquier edad con un sistema inmunitario débil. Los síntomas pueden ser un poco diferentes según la persona. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Cansancio (fatiga) e irritabilidad durante uno a dos días antes de que aparezca el sarpullido

  • Sarpullido que pica en el tronco, en la cara, en el cuero cabelludo, debajo de las axilas, en la parte superior del brazo y de la pierna y dentro de la boca. El sarpullido aparece por etapas. Comienza como manchas rojas planas y se convierte en protuberancias rojas elevadas que se hacen ampollas.

  • Sensación de estar enfermo

  • Menos apetito de lo habitual

Los primeros síntomas de la varicela pueden parecerse a los de otras infecciones. Una vez que aparecen el sarpullido y las ampollas, no suele haber dudas para el proveedor de atención médica de que se trata de varicela. Si se vacunó contra la enfermedad y se expone a esta, puede contraer una enfermedad más leve con un sarpullido menos grave y puede tener fiebre leve o no tenerla. Consulte siempre con su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la varicela?

El sarpullido de la varicela es distinto de otros sarpullidos. En general, el proveedor de atención médica lo diagnosticará según la apariencia del sarpullido y dependiendo de si estuvo expuesto a la enfermedad.

¿Cómo se trata la varicela?

El tratamiento de la varicela puede incluir lo siguiente:

  • Paracetamol para bajar la fiebre. NUNCA le dé aspirina ni productos que contengan aspirina a un niño con varicela o con cualquier otra infección viral. 

  • Loción para la piel a fin de aliviar la picazón

  • Medicamentos antivirales para adolescentes, adultos, mujeres embarazadas y otras personas con mayor riesgo de complicaciones. Estos medicamentos también se administran a quienes ya tienen complicaciones.

  • Reposo en la cama

  • Beber abundante cantidad de líquidos para prevenir la deshidratación

  • Baños fríos o compresas con bicarbonato de sodio para aliviar la picazón

Dígale a su hijo que no se rasque las ampollas. Rascarse podría causarle infecciones secundarias por bacterias. Manténgale las uñas cortas para reducir las posibilidades de rascarse.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la varicela?

La varicela puede presentar complicaciones. Son más frecuentes en los adultos, en las mujeres embarazadas y en las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado. Las complicaciones pueden incluir lo siguiente:

  • Infección bacteriana secundaria en las llagas de la piel

  • Infección en los pulmones (neumonía)

  • Inflamación del cerebro (encefalitis)

  • Problemas de coordinación muscular (ataxia cerebelosa)

  • Inflamación a lo largo de la médula espinal (mielitis transversal)

  • Infección en el bebé por nacer o en el recién nacido

  • Síndrome de Reye. Se trata de una afección grave caracterizada por un conjunto de síntomas que pueden afectar a todos los sistemas y los órganos principales. Nunca le dé aspirina ni productos que contengan aspirina a un niño con varicela o con cualquier otra infección viral. Hacerlo aumenta el riesgo de tener una afección grave llamada síndrome de Reye.

  • Muerte

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica de inmediato ante los primeros signos de infección y si los síntomas empeoran o si surgen síntomas nuevos. Informe al proveedor tan pronto como pueda si tiene estos síntomas:

  • Fiebre que dura más de cuatro días o que supera los 100.4 °F (38 °C), o según le indique el proveedor de atención médica

  • El sarpullido se vuelve más rojo o caliente y sensible y tiene pus

  • Cambios en el estado mental, como confusión o somnolencia extrema

  • Dificultad para caminar

  • Rigidez en el cuello

  • Dificultad para respirar o tos frecuente

  • Vómitos frecuentes

Información importante sobre la varicela

  • La varicela es una enfermedad común en los niños. Se transmite fácilmente a otras personas.

  • Hay una vacuna disponible para prevenir la varicela.

  • Los síntomas suelen ser leves en los niños. Pueden poner en peligro la vida en el caso de los adultos y de las personas de cualquier edad con un sistema inmunitario débil.

  • El sarpullido de la varicela es distinto de otros sarpullidos.

  • El tratamiento apunta a reducir la fiebre y la picazón del sarpullido. Puede usarse para prevenir o tratar las complicaciones de la enfermedad. Nunca le dé aspirina ni ningún producto que contenga aspirina a un niño con varicela o con cualquier otra infección viral.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice el proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios a los que debe estar atento y el momento en que debería comunicarlos.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.