Información básica sobre la menopausia

¿Qué es la menopausia?

Cuando una mujer deja de tener períodos menstruales permanentemente, ha llegado a una etapa de la vida llamada menopausia. Esta etapa, que implica un cambio en la vida, indica que la mujer ya no puede tener hijos. Muchos proveedores de atención médica en realidad usan el término menopausia para referirse al período en el que los niveles de hormonas de la mujer empiezan a cambiar. Se dice que la menopausia está completa cuando no hubo períodos menstruales por doce meses seguidos.

La fase de transición anterior a la menopausia a menudo se denomina perimenopausia. Durante este período, los ovarios reducen el suministro de óvulos maduros y la ovulación se vuelve irregular. Al mismo tiempo, disminuye la producción de estrógeno y progesterona. La disminución considerable de los niveles de estrógeno es lo que provoca la mayoría de los síntomas de la menopausia.

Mujer caminando al aire libre con una botella de agua.

¿Cuándo ocurre la menopausia?

La edad promedio para la menopausia es de 51 años. Sin embargo, la menopausia puede presentarse en cualquier momento entre los 30 y los 55 años o después. Las mujeres que fuman o tienen bajo peso suelen tener la menopausia antes de lo esperado. Las mujeres que tienen sobrepeso suelen tener la menopausia más adelante. Por lo general, las mujeres tienden a entrar en la menopausia aproximadamente a la misma edad que su madre.

La menopausia también puede darse por motivos no naturales. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Menopausia prematura. Puede ocurrir cuando el ovario falla antes de los 40 años. Puede estar asociada a factores como el tabaquismo, la exposición a la radiación, medicamentos para quimioterapia o cirugía que interrumpa el suministro de sangre a los ovarios. La falla prematura del ovario también se denomina insuficiencia ovárica primaria.

  • Menopausia quirúrgica. Puede ocurrir luego de que le extirpen uno o ambos ovarios, o por radiación en la pelvis, por ejemplo en los ovarios, en mujeres premenopáusicas. Produce una menopausia repentina. En estos casos, las mujeres suelen tener síntomas menopáusicos más intensos que si entraran en la menopausia de forma natural.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

A continuación se mencionan los síntomas más comunes de la menopausia. Cada mujer los experimenta de manera diferente. Algunas tienen menos síntomas y más leves, mientras que otras tienen síntomas más frecuentes y estresantes. Los síntomas de la menopausia pueden incluir lo siguiente:

Síntomas

Descripción

Sofocos

Los sofocos son, en gran medida, el síntoma más común de la menopausia. Alrededor de 3 de cada 4 mujeres tienen estos aumentos repentinos, breves y regulares de la temperatura corporal. Con frecuencia, los sofocos empiezan antes que la mujer tenga su último período. En 4 de cada 5 mujeres, los sofocos ocurren durante 2 años o menos. Un porcentaje mínimo de mujeres tiene sofocos durante más de 2 años. Al parecer, los sofocos están directamente relacionados con la disminución de los niveles de estrógenos. La frecuencia y la intensidad de los sofocos varían de una mujer a otra.

Los sofocos también pueden acelerar la frecuencia cardíaca. Por eso, se produce transpiración repentina porque el cuerpo intenta bajar su temperatura. Este síntoma puede presentarse con palpitaciones cardíacas y mareos.

Los sofocos que ocurren durante la noche se llaman sudores nocturnos. La mujer quizás se despierte bañada en sudor. Es posible que tenga que cambiarse de ropa y cambiar las sábanas.

Atrofia vaginal

Los tejidos de la vagina y de la uretra se resecan y se debilitan. Puede provocar dolor durante las relaciones sexuales, vaginitis, cistitis e infecciones urinarias.

Relajación de los músculos pélvicos

Puede provocar incontinencia urinaria. También aumenta el riesgo de que el útero, la vejiga, la uretra o el recto sobresalgan por la vagina.

Efectos cardíacos

Por ejemplo, mareos intermitentes, sensación anormal (como entumecimiento, picazón, hormigueo o mayor sensibilidad), palpitaciones cardíacas y ritmo cardíaco acelerado.

Crecimiento del vello

Los cambios en las hormonas pueden hacer que algunas mujeres tengan más vello facial o que el cabello del cuero cabelludo se vuelva más fino.

Salud mental

Muchas personas creen que la menopausia puede tener efectos negativos en la salud mental. Pero muchos estudios demuestran que las mujeres menopáusicas no tienen más ansiedad, depresión, enojo, nerviosismo o sentimientos de estrés que las mujeres de la misma edad que siguen menstruando. Los síntomas psicológicos y emocionales de agotamiento físico, irritabilidad, insomnio y nerviosismo pueden estar asociados a la falta de estrógenos, al estrés por el paso de los años y a las funciones cambiantes de la mujer.

¿Qué puedo hacer con los sofocos? 

Los sofocos se deben a la disminución de los niveles de estrógeno. La respuesta de las glándulas consiste en liberar mayores cantidades de otras hormonas que afectan al termostato del cerebro y esto provoca que la temperatura del cuerpo varíe. Se ha demostrado que el tratamiento hormonal alivia en parte el malestar de los sofocos en muchas mujeres. Sin embargo, la decisión de empezar a usar estas hormonas debe hacerse solo después de que haya evaluado con su proveedor de atención médica si los beneficios superan los riesgos.

Para obtener más información sobre la salud de la mujer, en especial sobre el tratamiento hormonal, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Institutos Nacionales de la Salud lanzaron en 1991 la Iniciativa para la Salud de la Mujer (WHI, por sus siglas en inglés). El ensayo de hormonas tenía 2 estudios: el estudio de estrógenos más progesterona en mujeres con útero y el estudio solamente de estrógenos en mujeres sin útero. Ambos estudios finalizaron antes cuando en la investigación se demostró que el tratamiento hormonal no ayudaba a prevenir enfermedades cardíacas y que aumentaba el riesgo de tener algunos problemas de salud. En otros estudios se descubrió un mayor riesgo de enfermedades cardíacas en las mujeres que hacían el tratamiento de estrógenos más progesterona, en particular aquellas que habían iniciado el tratamiento hormonal más de 10 años después de la menopausia.  

La WHI recomienda que las mujeres sigan los consejos de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) respecto del tratamiento hormonal (de estrógenos más progesterona o de estrógenos solamente). Afirma que el tratamiento hormonal no debería usarse para prevenir las enfermedades cardíacas.

Estos productos son tratamientos aprobados para el alivio de los sofocos moderados a graves y de los síntomas de atrofia vaginal y vulvar. El tratamiento hormonal puede ser eficaz para prevenir la osteoporosis posmenopáusica. Pero debe considerarse solamente para las mujeres que tienen un riesgo considerable de tener osteoporosis que no puedan usar medicamentos que no contengan estrógenos. La FDA recomienda que se use el tratamiento hormonal en las dosis más bajas y por el menor tiempo necesario para alcanzar los objetivos del tratamiento. Las mujeres posmenopáusicas que usan tratamiento hormonal o consideran usarlo deben analizar con sus proveedores de atención médica los beneficios y los riesgos posibles en su caso.

Estas son algunas sugerencias prácticas para sobrellevar los sofocos:

  • Vístase en capas, de modo que pueda quitarse algo de ropa cuando empiece el sofoco.

  • Evite los alimentos y las bebidas que produzcan sofocos. Algunos son los alimentos picantes, el alcohol, el café, el té y otras bebidas calientes.

  • Cuando empieza un sofoco, beba un vaso de agua o jugo de frutas fríos.

  • Reduzca su nivel de estrés. El estrés puede empeorar los sofocos.

  • Durante la noche, mantenga un termo con agua helada o una compresa de hielo junto a la cama.

  • Use sábanas y ropa interior de algodón, así como prendas que dejen que la piel respire.

  • Lleve un diario o un registro de los síntomas para averiguar qué puede desencadenar los sofocos.

Tratamiento para la menopausia

Los tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas de la menopausia incluyen lo siguiente:

Tratamiento

Descripción

Tratamiento hormonal

Implica usar una combinación de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona durante la perimenopausia y la menopausia. El tratamiento hormonal se receta comúnmente en forma de pastillas. Sin embargo, también se puede administrar el estrógeno en parches para la piel y cremas vaginales.

La decisión de empezar a usar estas hormonas debe hacerse solo después de que haya evaluado los riesgos y los beneficios con su proveedor de atención médica.

Tratamiento de estrógenos

Implica usar solo estrógenos, una hormona que el cuerpo ya no produce. El tratamiento de estrógenos a menudo se receta para las mujeres que tuvieron una histerectomía (cirugía mediante la que se extirpa el útero). El estrógeno se receta en forma de pastillas, parches para la piel o cremas vaginales.

La decisión de empezar a usar esta hormona debe hacerse solo después de que haya evaluado los riesgos y los beneficios con su proveedor de atención médica.

Tratamiento no hormonal

Por lo general, este tipo de tratamiento implica el uso de otros tipos de medicamentos para aliviar algunos de los síntomas asociados a la menopausia.

Alternativas al estrógeno

Las alternativas al estrógeno son los llamados “estrógenos sintéticos”, como el ospemifeno. Alivian los síntomas de la atrofia vaginal sin aumentar el riesgo de cáncer de endometrio (la mucosa que recubre el interior del útero). 

Terapias alternativas

La homeopatía y las hierbas medicinales, con frecuencia llamadas hormonas bioidénticas, pueden brindar cierto alivio para algunos síntomas de la menopausia. Sin embargo, existen dudas en cuanto a la potencia, la seguridad, la pureza y la eficacia de estas opciones.

Cuando esté llegando a la menopausia, hable con su proveedor de atención médica sobre los riesgos y los beneficios de cada opción de tratamiento. 

Revisor médico: Daniel N Sacks MD
Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Louise Cunningham RN BSN
Última revisión: 9/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.