Endocarditis bacteriana en los niños

¿Qué es la endocarditis bacteriana en los niños?

La endocarditis bacteriana es una infección del tejido que recubre el corazón (endocardio) o de sus válvulas. No ocurre en los niños muy a menudo, pero cuando lo hace, puede causar graves daños al corazón.

La endocarditis bacteriana se produce cuando las bacterias presentes en la sangre entran en el corazón y causan una infección.

¿Cuáles son las causas de la endocarditis bacteriana en los niños?

Las bacterias pueden ingresar al cuerpo de muchas maneras. Tener problemas de corazón, especialmente en las válvulas, aumenta la posibilidad de que las bacterias afecten el corazón. Algunas de las formas más comunes en que las bacterias llegan a la sangre son las siguientes:

  • Trabajos dentales, como una limpieza dental profesional

  • Cirugía para extirpar las amígdalas o las adenoides

  • Procedimientos médicos, como un examen de las vías respiratorias con un broncoscopio

  • Cirugía, como algunas cirugías respiratorias, gastrointestinales o de las vías urinarias

¿Qué niños corren el riesgo de tener endocarditis bacteriana?

Un niño está en riesgo de contraer endocarditis bacteriana si tiene algo de lo siguiente:

  • Válvulas cardíacas artificiales (prótesis)

  • Ha tenido endocarditis en el pasado

  • Enfermedad congénita del corazón (presente desde el nacimiento)

  • Ha tenido un trasplante de corazón (inmunocomprometido), pero las válvulas cardíacas no funcionan correctamente

  • Catéter venoso central permanente

  • Enfermedad reumática del corazón

  • Sistema inmunitario débil

Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre sus factores de riesgo.

¿Cuáles son los síntomas de la endocarditis bacteriana en los niños?

Los síntomas pueden presentarse de forma un poco diferente en cada niño. Pueden incluir lo siguiente:

  • Síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, escalofríos, cansancio, dolor muscular y de las articulaciones, sudores nocturnos y dolor de cabeza

  • Falta de aire

  • Tos

  • Cambios en la piel, como los siguientes:

    • Palidez de la piel

    • Chichones bajo la piel de los dedos de las manos y de los pies

    • Manchas en las palmas de las manos y las plantas de los pies

    • Pequeños vasos sanguíneos rotos con pequeñas manchas debajo de las uñas, en el blanco de los ojos, en la boca o en el pecho

  • Náuseas y vómitos, disminución del apetito, pérdida de peso

  • Molestias en el estómago

  • Sangre en la orina

  • Hinchazón de los pies, de las piernas o del abdomen

¿Cómo se diagnostica la endocarditis bacteriana en los niños?

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre los síntomas y los antecedentes médicos de su hijo. Le harán una exploración física y les escucharán el corazón. Otras pruebas pueden incluir las siguientes:

  • Ecocardiografía. Esta prueba examina la estructura del corazón de su hijo y su funcionamiento. Usa ondas sonoras para crear una imagen en movimiento del corazón y sus válvulas. Es posible que su proveedor de atención médica vea una infección de las válvulas del corazón.

  • Cultivo de sangre. Esta prueba busca infecciones en la sangre de su hijo.

  • Hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés). Esta prueba examina todos los tipos de células de la sangre de su hijo. Es decir, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

¿Cómo se trata la endocarditis bacteriana en los niños?

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general de su hijo. También, de la gravedad de la afección.

Un especialista en cardiología infantil (cardiólogo pediátrico) y un especialista en enfermedades infecciosas se ocuparán de su hijo. El tratamiento incluye lo siguiente:

  • Antibióticos. Los antibióticos suelen administrarse por vía intravenosa (IV) durante varias semanas. Es probable que su hijo deba permanecer en el hospital para recibir el medicamento. A veces, estos antibióticos pueden administrarse en casa con la ayuda de un equipo de atención médica domiciliaria.

  • Cirugía. Algunos niños pueden necesitar una cirugía de las válvulas del corazón si hay un daño grave debido a la infección. Esto se hace para reparar o reemplazar una válvula cardíaca dañada. O bien, un niño puede necesitar cirugía para ayudar a eliminar la endocarditis. Esto puede hacerse si los antibióticos no funcionan lo suficientemente bien contra la infección.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la endocarditis bacteriana en los niños?

Las complicaciones incluyen lo siguiente:

  • Insuficiencia cardíaca

  • Coágulos sanguíneos o cúmulos de bacterias que se desplazan a otras partes del cuerpo (émbolos). Estos pueden llegar a las arterias del corazón, el cerebro, el bazo, el intestino, los brazos o las piernas.

  • Infección en otras partes del corazón

  • Vasos sanguíneos debilitados (aneurisma), como por ejemplo en el cerebro

  • Lesión o enfermedad renal

  • Muerte

¿Qué puedo hacer para prevenir la endocarditis bacteriana en mi hijo?

La endocarditis bacteriana no se puede prevenir del todo. Pero hacer algunas cosas puede ayudar. Por ejemplo:

  • Asegúrese de que su hijo se cuide bien los dientes y las encías

  • Lleve al niño al dentista con regularidad para limpiezas y controles

  • Tenga buenas prácticas de higiene

  • Haga que su hijo tome la prescripción completa de antibióticos cuando se utilicen para tratar infecciones como la infección de garganta por estreptococos

Algunos niños con problemas de corazón necesitan tomar antibióticos antes de algunos procedimientos dentales y médicos. Hable con el proveedor de atención médica del niño para saber si su hijo necesita antibióticos.

¿Cómo se maneja la endocarditis bacteriana en los niños?

Su hijo necesitará atención continua, que incluye lo siguiente:

  • Nuevos ecocardiogramas y análisis de sangre después de la infección

  • Chequeos médicos regulares

  • Chequeos dentales regulares

  • Buena higiene bucal diaria (cepillado e hilo dental)

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si este tiene:

  • Fiebre y escalofríos

  • Cualquiera de los síntomas de endocarditis bacteriana o insuficiencia cardíaca

Información importante sobre la endocarditis bacteriana en los niños

  • Es una infección del tejido que recubre el corazón, incluidas las válvulas.

  • Un niño con problemas de corazón tiene más riesgo de contraer endocarditis bacteriana.

  • Los síntomas son parecidos a los de la gripe. Otros síntomas son tos, cambios en la piel e hinchazón de brazos, piernas o abdomen.

  • La endocarditis bacteriana se trata con antibióticos o cirugía.

  • Si se produce un daño importante en las válvulas cardíacas, puede ser necesario practicar una cirugía de sustitución de válvula.

  • Un buen cuidado dental y una buena higiene corporal son una parte importante de la prevención de la endocarditis bacteriana.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Scott Aydin MD
Revisor médico: Stacey Wojcik MBA BSN RN
Última revisión: 8/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.