Vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV)

¿Qué es la poliomielitis?

La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa causada por tres tipos de virus de la poliomielitis. Se sabe que este virus daña el sistema nervioso y causa parálisis. La mayoría de las personas infectadas no tienen síntomas. Algunas tienen síntomas leves. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), entre los infectados, 1 de cada 200 personas o menos pueden tener parálisis. Desde la invención de la vacuna antipoliomielítica a principios de la década de 1950, la poliomielitis casi se ha eliminado. Pero hubo brotes que se originaron en los pocos países donde la enfermedad persiste. Esos países son los siguientes:

  • Pakistán

  • Camerún

  • Nigeria

  • Siria

  • Afganistán

  • Guinea Ecuatorial

  • Etiopía

  • Iraq

  • Israel

  • Somalia

¿Qué vacuna antipoliomielítica se recomienda en los EE. UU.? 

Hoy, la poliomielitis es poco frecuente en los EE. UU. por el uso de la vacuna. Pero aún ocurre en algunos países. Por el aumento de los viajes entre países, todos los niños aún deben recibir la vacuna para protegerse contra la enfermedad. El tipo de vacuna antipoliomielítica que se recomienda en los EE. UU. se llama vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV, por su sigla en inglés). Es una forma inactiva (muerta) del virus. Se administra en forma de inyección. Es una protección muy segura contra la poliomielitis. Antes, en los EE. UU., se administraba otra forma llamada vacuna antipoliomielítica oral (OPV, por su sigla en inglés). Pero la OPV contiene una forma viva y debilitada del virus y presenta un riesgo bajo de causar la poliomielitis. La OPV aún se administra en otros países porque funciona mejor que la IPV para prevenir el contagio de la poliomielitis.

¿Cuándo se usa la IPV?

La IPV se administra a bebés y niños en cuatro dosis en las siguientes edades:

  • 2 meses

  • 4 meses

  • De 6 a 18 meses

  • De 4 a 6 años

  • Pueden darse vacunas de rescate a niños mayores y adultos, de ser necesario. 

Las personas de cualquier edad que estén por viajar a países en donde la poliomielitis todavía está activa, y que permanezcan allí más de cuatro semanas, deben recibir la vacuna contra la poliomielitis o una dosis de refuerzo en los 12 meses previos al viaje.

Los niños que estén enfermos o tengan fiebre deben esperar hasta recuperarse para recibir la vacuna antipoliomielítica. Algunos niños no deberían recibir la IPV. Por ejemplo, los que hayan tenido reacciones alérgicas a los antibióticos neomicina, estreptomicina o polimixina B. Además, quienes hayan tenido una reacción previa a la vacuna antipoliomielítica. Siempre consulte con el proveedor de atención médica de su hijo por las vacunas.

¿Cuáles son los riesgos de la IPV?

Con muy poca frecuencia, una vacuna puede causar problemas importantes, como reacciones alérgicas graves. Pero la IPV es muy segura. La mayoría de las personas no tiene más que dolor muscular en el lugar donde se aplicó la vacuna.

¿Qué cuidados debo tener con mi hijo después de la IPV?

  • Debe darle medicamentos analgésicos sin aspirina, según las indicaciones del proveedor de atención médica. No le dé aspirina a su hijo pequeño.

  • Las reacciones alérgicas suelen ocurrir entre unos minutos y unas horas después de la administración de la vacuna. Algunos de estos signos son los siguientes:

    • Dificultad para respirar

    • Hinchazón de la cara y la garganta

    • Sibilancias

    • Debilidad

    • Pulso cardíaco acelerado

    • Urticaria

    • Mareos

    • Palidez

    Informe estos signos o cualquier otro que sea inusual al proveedor de atención médica de su hijo o busque atención médica de inmediato.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.